EL TELESCOPIO

Existen dos tipos de preocupaciones: las que se refieren a eventos reales, y las que versan sobre acontecimientos hipotéticos.

Podemos resumirlo en la conocida cita de Shantideva:
– Si puedes solucionar tu problema, ¿qué necesidad hay de preocuparse?
Y si no puedes solucionarlo, ¿qué utilidad tiene preocuparse?

Distinguir el tipo de preocupación frente a la que nos encontramos es importante.

En el primer caso, podemos centrarnos en solucionar el problema, más que en preocuparnos.

En el segundo (normalmente situado en un futuro lejano, y resultando bastante improbable), nuestro trabajo estará en investigar y confrontar la -horrible verdad- que pensamos que yace en el corazón de nuestra preocupación.

No siempre es fácil, especialmente cuando nos encontramos atrapados en las redes de la preocupación y luchamos por tener acceso a la sabiduría que nos ayude a distinguirlas.

Para complicar más las cosas, hay veces que nuestra preocupación tiene ambas componentes, real e imaginaria. Pero merece la pena esforzarnos en diferenciarlas, puesto que el enfoque preciso será distinto.

La preocupación tiende a usar un telescopio hacia el futuro, de manera que un evento real evoluciona hacia uno hipotético o imaginario.

Veamos algunos ejemplos.

Puede que nos resulten hasta cómicos, aunque más de uno nos sonreiremos al reconocernos en situaciones parecidas.

– Tengo que recoger a mi pareja en el aeropuerto y me preocupa cómo llegar hasta allí. Después de sacar el telescopio, me preocupa que pueda haber un atentado terrorista.

– Mi madre llega tarde del trabajo y me preocupo porque tengo entradas para ir al cine. Tras usar el telescopio, temo que haya sufrido un accidente de coche.

– Tengo fiebre y me preocupo porque me encuentro fatal. El telescopio me traslada a un escenario en el que muero de covid sola.

– He perdido mi contraseña de banca por internet y me preocupo porque no tengo acceso al dinero. Con el telescopio veo cómo me han hackeado la cuenta y desplumado.

– Mi vecino es ruidoso, y me preocupa no poder descansar. Con el telescopio mi piso queda devaluado y nadie querrá comprarlo nunca. Tendré que quedarme allí siempre.

#preocupación #ansiedad #covid

Publicado por pensandoconintencion

Te ayudo a dejar de sufrir por tus extrasístoles. Porque hay otras cosas en la vida que merecen tu atención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: