EXTRASÍSTOLES

Algunos nunca habréis oído hablar de ellas. Otros, seguro que las conocéis demasiado bien. Para los primeros, éste puede ser un simple post informativo; para los segundos, una señal del destino.

A veces son llamadas #palpitaciones, aunque el término se refiere, en general, a una sensación rara en el #latidocardíaco -una #taquicardia o aceleración del mismo-.

Simplificando la cuestión, una #extrasístole es un latido cardíaco que se adelanta. Normalmente, no sentimos nuestro #ritmocardíaco.
Cuando tenemos una extrasístole, la mayoría, la notamos.

La describimos como un golpe o vuelco que notamos en el #corazón. O como un vacío o una necesidad de toser. A veces, como un aleteo. Y las hay de distintas intensidades. Algunas suaves, y otras muy fuertes, que parece que nos van a levantar en peso.

Aunque hay de todo. Hay gente que no las nota. No suelen aparecer antes de los 20 años. Un porcentaje importante de la población, las tiene, y una buena parte, ni lo sabe. Muchas veces, se localizan como un hallazgo casual en un #electrocardiograma que se realiza de rutina, o por algún otro motivo.

Cuando acudimos a la consulta del #cardiólogo, nos suelen colocar un #holter que monitoriza nuestro #electrocardiograma durante 24 horas, para intentar detectarlas. No es fácil cazarlas. Podemos notarlas a todas horas, y el día que nos ponen el holter, misteriosamente, desaparecen.

También nos suelen hacer una #pruebadeesfuerzo, y una #ecocardio. Todo esto, para descartar la existencia de alguna #patologíacardíaca de base y confirmar que se trata de un cuadro benigno.

Nos solemos ir a casa con el diagnóstico de #extrasistolia ventricular idiopática (aunque también pueden ser #auriculares). Básicamente, que nos olvidemos de ellas, que no tienen importancia.

Y aquí suele empezar el calvario de los que las sufrimos. Porque no desaparecen. O desaparecen a ratos, y resurgen con más fuerza.

Todos empezamos luchando contra ellas, pretendiendo que se esfumen. Ésta es una guerra -que no una batalla- que se gana con la mente.

Mi teoría es que están en nuestras vidas para enseñarnos algo. O mucho.

Seguiremos hablando de ellas, y de la vida con ellas.

#extrasistole

¿Y SI FUERA POSIBLE QUE SINTIÉRAMOS INDIFERENCIA CON RESPECTO A LAS EXTRASÍSTOLES?

Publicado por pensandoconintencion

Te ayudo a dejar de sufrir por tus extrasístoles. Porque hay otras cosas en la vida que merecen tu atención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: