VICTIMISMO

Es posible que no nos demos cuenta de que tenemos mentalidad de víctima. Seguramente no nos presentemos diciendo:
– ¡Hola, soy una víctima!
Incluso puede que nos consideremos personas capaces y fuertes. ¡Por supuesto que no somos victimistas!

Sin embargo, podemos preguntarnos:
¿Solemos culpar a los demás, y creemos estar explicando el porqué de nuestra desdicha?
¿Pensamos que si tan sólo nuestra pareja, o nuestro jefe, hiciera esto o lo otro, no estaríamos quejándonos?
¿Creemos que nuestro discurso está justificado?
¿Hay alguien que nos provoque dolor o problemas?
¿Somos la víctima de nuestro relato; quizás contamos que alguien nos ha hecho algo?
¿Nos reconocemos pensando: pobre de mí, nos autocompadecemos y nos sentimos atrapados en una espiral penosa?

Si nos hemos puesto a la defensiva, o si hemos pensado que qué sabrá nadie sobre nuestras vidas, es posible que estemos adoptando un rol victimista.

Cuando encontramos la causa de nuestros males en los demás, les estamos entregando todo el control sobre nuestro estado emocional. Renunciamos a cualquier responsabilidad relacionada con nuestro sentir, por la existencia de poderosos villanos en nuestras vidas. Y a quienes precisamente, entregamos todo ese poder.

Naturalmente, nos sentimos impotentes y desamparados.

Considerarnos víctimas no es un signo de debilidad, sino un patrón que hemos establecido inconscientemente en nuestro cerebro, y que afecta a nuestra vida.

Puede que a partir de ahora queramos responsabilizarnos de nuestras emociones, examinando nuestros pensamientos y reconociendo que nosotros mismos las creamos.

La próxima vez que alguien haga algún comentario desagradable sobre nosotros, podemos elegir pensar que retrata a su dueño, y que no procede de un espacio positivo. Podemos sentir compasión y no hacer nuestro el comentario.

O incluso podemos intentar encontrar algo de verdad en el mismo. Si nos han dicho que somos desconsiderados, probablemente podamos encontrar por qué lo somos. Si aceptamos las partes de nosotros que no son perfectas, conservamos nuestro poder; nada puede ser utilizado en nuestra contra si simplemente admitimos que todo es verdad.

#victima #emociones #ansiedad

Publicado por pensandoconintencion

Te ayudo a dejar de sufrir por tus extrasístoles. Porque hay otras cosas en la vida que merecen tu atención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: