UN BUEN PADRE

–Si me preocupo cada día por mis hijos, soy un buen padre–. ¿Estais de acuerdo?¿Habéis crecido con ese pensamiento? ¿Lo habéis practicado tantas veces que se ha convertido en una creencia? ¿Y si existieran otras formas de demostrar que un padre quiere a sus hijos, que no estuvieran relacionadas con el hecho de preocuparse? InmersosSigue leyendo «UN BUEN PADRE»