RESISTIR LA ANSIEDAD Y ACABAR CON EXTRASÍSTOLES

Por ejemplo, nos ocurre a menudo con la ansiedad.

En vez de permitirnos sentirla, hacemos todo lo posible por evitarla, y de esta forma se nos dispara y se eleva a la enésima potencia.

Por supuesto, en esos momentos, tenemos todas las papeletas para que nuestras amigas las extrasístoles se presenten de nuevo, o incluso hagan una aparición estelar de las que nos encantan.

¿Y qué hay que hacer entonces?

No hay que hacer nada, sólo sentirla. Identificarla físicamente en nuestro cuerpo, buscar dónde sentimos esa vibración exactamente, y concentrarnos en ella. Poner ahí toda nuestra atención, y describirla, a la vez que observamos cómo evoluciona y se disipa. SE DISIPA. No se mantiene en ese bucle que va haciéndose cada vez más grande y que tan bien conocemos ya.

Si necesitas ayuda con tus extrasístoles, reserva una mini sesión de coaching de prueba conmigo y hablamos.

Publicado por pensandoconintencion

Te ayudo a dejar de sufrir por tus extrasístoles. Porque hay otras cosas en la vida que merecen tu atención.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: