PERDER EL EQUILIBRIO

¿Qué adulto puede decir que no sabe nada de las tempestades vitales que a veces nos sorprenden, cuando estamos poco preparados, y nos sentimos arrastrados a la más completa confusión? Durante un breve o largo instante, nuestros pies no tocan el suelo, y perdemos el equilibrio. Muchos de nosotros logramos recuperarnos, superar la experiencia, ySigue leyendo «PERDER EL EQUILIBRIO»